Aeropuerto Internacional de Madeira

Si hubiera aterrizado en Madeira antes del cambio de milenio, hubiera experimentado el “pavor” ante el “pequeño tamaño” de la pista de aterrizaje, pero actualmente puede estar tranquilo mientras el piloto realiza las últimas maniobras de aproximación.

El 15 de septiembre de 2000 la Isla de Madeira inauguró una de las mayores construcciones jamás ejecutadas en la región, con una inversión total que ascendió a unos 520 millones de euros.

El nuevo Aeropuerto Intercontinental de Madeira, con una pista de 2781 metros de largo, ha dado a la isla una nueva imagen en el nuevo milenio. Este aeropuerto tiene una capacidad para 3,5 millones de pasajeros al año y de él puede aterrizar y despegar todo tipo de aviones de pasajeros.

La extensión de la pista en un kilómetro fue una de las obras más ambiciosas de la isla, sobre todo si se considera que los pilares de la misma miden un total de 120 metros, 60 por encima y 60 por debajo del nivel del mar. Se modificó la antigua pista en 3 grados hacia el norte, para conseguir su actual posición final.