Medio Ambiente

La Isla de Madeira está muy concienciada con la preservación de su entorno. Es conocida tanto por sus excelentes espacios verdes como por su enorme variedad de flores, lo que hacen de la isla un lugar ideal para disfrutar de momentos en la naturaleza rodeados de una belleza exquisita.
La ciudad de Funchal fue la primera en Portugal en recibir el Premio de Oro en el Concurso Europeo de Ciudades y Pueblos Floridos del año 2000.

Para lograr este galardón las ciudades compiten por conseguir el 80% de las condiciones que presenta la Asociación Europea de Floricultores y Paisajistas. La isla compitió presentando los jardines centrales y otros muchos conocidos por su extraordinaria belleza, como el Jardín de Monte, los Jardines Tropical de Monte Palace, la Quinta Palheiro Ferreiro, el Jardín Botánico y el Parque Ecológico de Funchal.

Los principales aspectos que han dado a Funchal el título de "Ciudad Florida 2000" se centraron en el trabajo realizado en torno a la educación medioambiental y en la gran variedad de jardines existentes. Además del mencionado premio, Funchal también consiguió el premio a la ciudad más limpia de Portugal en la categoría de ciudades de más de 50.000 habitantes en 1994, 1996–97 y en 1999–2000.

Conocedor de la importancia que desempeña en el futuro de la isla el medio ambiente y su conservación, el Gobierno Regional organiza diversas actividades para motivar a la población a que mantenga cuidados sus jardines privados, como el concurso "Funchal – Ciudad de las Flores", que lleva a cabo el Ayuntamiento de la ciudad. En este certamen se convoca a que participen, tanto en el sector privado como el comercial, para hacer que Funchal sea una ciudad más colorida.
Al ser el responsable directo del mantenimiento de los espacios públicos, el Ayuntamiento comprende que las instituciones privadas también deben coadyuvar con el fin de mejorar la imagen de sus propiedades.

Siempre con el objetivo de esa mejora, el gobierno está construyendo en la actualidad nuevos jardines, como el del Casco Antiguo de la Ciudad, que ayudará sin duda a que sea mucho más atractiva, además del Jardín Panorámico que conecta la Estrada Monumental (la carretera principal que conduce a Câmara de Lobos), con la avenida a la zona de Lido.

La prueba viviente de la devoción que posee la ciudad por el medio ambiente son los barrenderos, que no solo se dedican al mantenimiento de la ciudad, sino también a la producción de sus propias herramientas de trabajo: ¡las escobas de brezo!
 
 
 
 

Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.