Archipiélago de Madeira

Archipiélago (300.000 habitantes aprox.), 798 km2, capital: Funchal, país: Portugal, estado: autonomía

Situadas en el Océano Atlántico, a unos 560 km de la costa de Marruecos, solo Madeira, la isla de mayor tamaño, y Porto Santo están pobladas. Las Desertas y las Salvajes (éstas últimas, más cercanas a África) están deshabitadas. Conocidas ya en tiempos de los romanos como las Islas Púrpuras, fueron redescubiertas en el siglo XV por el rey portugués ENRIQUE EL NAVEGANTE.

Aún se pueden apreciar los orígenes volcánicos de Madeira como atestigua el anfiteatro que rodea Funchal, antaño una caldera. La isla es extremadamente montañosa, con picos de hasta 1860 metros. Por fortuna para los turistas, la actividad volcánica se detuvo hace 6500 años, pero le otorgó de un fértil paisaje. Muestra de ello es que hasta hace relativamente poco, la mayor parte de la isla estuvo cubierta de antiguos bosques subtropicales y, de hecho, de ahí proviene su nombre: Madeira, “madera” en portugués

Aún se conserva parte de ese bosque de laurisilva, sobre todo en las estribaciones del norte y, aunque la UNESCO le ha otorgado el galardón de Patrimonio de la Humanidad, el increíble verdor por el que es famosa puede encontrarse durante todo el año en abundancia. Una de las maneras más bonitas de ver estas dinámicas vistas panorámicas es realizar senderismo por las Levadas a lo largo de las acequias, diseñadas en su día para combatir la sequedad de algunas zonas de la isla.

Madeira es un lugar espectacular todo el año. Las islas producen plátanos, caña de azúcar y el famoso Vino de Madeira, pero en la actualidad su crecimiento económico se debe principalmente al turismo. El norte sigue siendo de naturaleza rural, mientras que el sur, sobre todo Funchal y sus alrededores, se ha desarrollado teniendo en cuenta al viajero más exigente. La mayoría de los mejores hoteles, aunque no todos, se encuentran en esta zona.

El modelo turístico de Madeira también está cambiando, por lo que ahora atrae a una mayor variedad de visitantes de muchos y diferentes grupos de edad y estilos de vida. La isla, antaño retiro para las generaciones mayores, ha sido descubierta recientemente por turistas más jóvenes, que hoy se acercan en grandes cantidades. Conocida por ser la cuna de “Cristiano Ronaldo”, ya no posee la imagen de una pequeña comunidad rural, sino de un asombroso destino de sol durante todo el año al alcance de la mayoría de los europeos, por lo que atrae a muchísimos jóvenes con clase que no quieren solo salir de marcha, sino disfrutar de los espectaculares paisajes y de las buenas gentes que se pueden encontrar en la isla. La Vida Nocturna de Madeira, la gastronomía, los deportes acuáticos, el perfecto clima y los increíbles paisajes no tienen parangón y son una visita obligatoria para el viajero moderno.
 
 
 
 

Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.